domingo, 16 de octubre de 2016

LA FAMILIA DEL OTRO

PEDRO Y CRISTINA

-La ultima que tuvimos fue gorda, por eso estamos aquí, pero desde mi punto de vista no es más que un suma y sigue de mucho tiempo, de años... Ya le he dicho a Cristina que no pienso volver a casa de sus padres. Estoy cansado de tener que bailar al son de otros. Estoy harto en definitiva de ver como Cristina siempre pone por delante a los suyos y yo me quedo en un segundo plano. Quizás porque muchas veces he preferido callarme y no decir lo mal que me sentaba, pero eso de verdad que se ha terminado.  
- Pedro ha llevado las cosas a un extremo muy radical que yo no entiendo. Es verdad que yo tiendo a organizar y decidir a veces sin decirle nada. Pero es que normalmente cuando se trata de mi familia el tiene el no por respuesta y quizás por eso me he cansado de pelear y puedo caer en eso de lo que me acusa ahora que es que voy por mi cuenta.
- Perdona Cristina es que es al revés, a fuerza de imponerme  planes sin que yo tuviera oportunidad de decir nada, has conseguido que yo ya no quiera hacer nada de lo que tú propones con tu familia. La que lo ha hecho mal eres tú, ahora no vale que me pongas a mí de raro, de poco sociable y mucho menos de estar en contra de tu familia, que sabes que nunca ha sido así. 
-Pero Pedro reconoce que tu plan es siempre no hacer nada. Quedarnos en casa, dar una vuelta en bici, y estar por aquí sin más... A mí eso me aburre y lo sabes, por eso sigo buscando cosas que hacer fuera de casa.
-Claro para ti estar un rato leyendo, ver una película con los niños o salir al parque no es nada verdad? Pues resulta que eso es lo que me apetece hacer a mí el fin de semana. Y no llenarlo de citas. 
Fíjate que Cristina no tiene mala intención en absoluto pero no se ha dado cuenta de que para ella lo más importante es Pedro. Lo que Pedro quiera hacer, el modo en que Pedro quiera emplear su tiempo debe ser el 50% en la toma de decisiones en esa casa. El compromiso de los dos como pareja incluye pelear cada día para que el otro sea feliz. Pasar por el filtro del otro todo lo que hagamos o propongamos hacer como pareja o como familia. Es la forma de materializar que somos dos pero funcionamos como si fuéramos uno. Además es fundamental atender a los intereses del otro, valorar sus aficiones y darles la importancia que tienen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada